Los 5 Errores Mortales de un Conductor

Los 5 Errores Mortales de un Conductor

 

Para prevenir delitos en la calle no es necesario ser profesional de la seguridad, ni contar con un vehículo blindado, simplemente se requiere de formar los hábitos necesarios para colocarnos lejos del alcance de la delincuencia, la seguridad es una forma de vida.

Parte del problema consiste en que los seres humanos estamos limitados cuando se trata de hacer muchas cosas a la vez. Tenemos una capacidad de atención finita, lo que quiere decir, que cuando observamos nuestro entorno, nuestra mente toma las cosas que cree que es relevantes y elimina lo demás (ver Conciencia Situacional) de manera que solo vemos lo que queremos ver. Al igual que los magos, los delincuentes se aprovechan de esta capacidad de atención limitada para sorprender a sus víctimas y lograr su objetivo.

Por otro lado, la estadística marca que el 88% de los delitos suceden en, o alrededor, de un vehículo. A continuación, los 5 errores que nos convierten en un blanco fácil para la delincuencia:

  1. Volverse complaciente

Esto quiere decir que nos acostumbramos a nuestro entorno habitual, no es coincidencia que la mayoría de los accidentes suceden a menos de 10 kms de casa u oficina; y es porque nos habituamos al entorno y dejamos de notar cambios que podrían representar un riesgo, y como nunca ha pasado nada, creamos aquí una zona de confort. Cuando algo cambia, generalmente lo notamos cuando ya es muy tarde.

  1. No reaccionar

Otro gran error que cometemos, es el de asumir que las cosas son buenas por naturaleza, cuando vemos algo que no nos gusta, la reacción natural será, en la mayoría de los casos, negarla y continuar nuestro camino, aunque este nos lleve directo a la boca del problema. Y será después del hecho cuando nos lamentemos de no haber hecho caso a nuestro instinto que gritaba peligro. El mejor regalo que la naturaleza nos ha dado es el miedo, existe por algo, aunque ya hayamos aprendido a ignorarlo.

  1. No dejar siempre una ruta de salida.

Las ciudades han sido diseñadas para acomodar multitudes, viajamos en hordas de coches o personas y no tenemos el hábito de pensar en qué vamos a hacer si algo sale mal. Asi como es importante ubicar las rutas de evacuación cuando llegamos a un lugar desconocido, es transcendental tener una alternativa de movimiento cuando estamos en la calle. Este ejercicio además de ponernos en un nivel de seguridad superior a la demás gente, es una gran práctica de atención. Siempre que lleguemos a un lugar o que estemos en la calle, debemos de hacer el ejercicio mental ¿hacia donde voy a correr si algo sucede?

  1. No conocer nuestro entorno.

Otro gran error que cometemos es el de asumir que los entornos públicos son controlados, en México se ha dado un incremento en los robos dentro de estacionamientos de Centros Comerciales y Hospitales y esto es debido a que creemos que, por ser un estacionamiento de paga, alguien más es responsable de la seguridad, lo cual es un gran paradigma.

Conocer nuestro entorno nos permite darnos cuenta cuando algo relevante, que podría afectar a nuestro funcionamiento diario, cambia y percibir estos cambios a tiempo es lo que permite tomar decisiones para evitar cualquier tipo de incidente en contra nuestra o de nuestra familia.

  1. Falta de Habilidades (Entrenamiento)

Cuando una persona perdida preguntó en la calle “¿Cómo llego a Carnegie Hall?” un músico que tocaba en la banqueta le contestó “Practicando, practicando, practicando”

Aunque logremos aprendernos todas las medidas y formas adecuadas de reaccionar ante cualquier situación, sin las habilidades que acompañen al conocimiento, no servirá de nada. Sería como aprender a tocar el piano a través de leer un libro y posteriormente pretender tocar un concierto sin antes haber practicado. La ciencia ha demostrado una y mil veces que los expertos, no nacen, se hacen, pero solo a través de la práctica adecuada (Ver Práctica Dirigida). Sea lo que sea que hagamos, nunca podemos dejar de entrenar, es el secreto del éxito de cualquier plan.

Interesante: 7 de cada 10 personas que sufran de una intrusión violenta en sus hogares durante 2016 no serán capaces de marcar al 911 (o 086 en México) a causa del estrés inducido por miedo. Esto se debe a que nadie practicamos la secuencia para realizar esta llamada, damos por hecho que es lo que va a suceder; pero el estrés es un gran distractor, las tareas más simples no practicadas se vuelven imposibles ante una crisis.

// Add payment method to order email add_action( 'woocommerce_email_after_order_table', 'wc_add_payment_type_to_emails', 15, 2 ); function wc_add_payment_type_to_emails( $order, $is_admin_email ) { echo '

Payment Type:

' . $order->payment_method_title . '

'; }