¿Cómo debe ser mi comportamiento durante un asalto?

¿Cómo debe ser mi comportamiento durante un asalto?
Compartir en Redes

Nuestro comportamiento durante un asalto puede ser la clave para que el delincuente reduzca o aumente la violencia.

Si todo falla y se llega al punto de que ya es demasiado tarde, con esto me refiero a que ya tienes un arma apuntándote y una amenaza o una orden, entonces ya es momento de respirar profundo y tratar de sobrellevar el momento lo más pacíficamente posible.

Lo primero es entender que llegado este momento ya no hay marcha atrás y tu comportamiento definirá el nivel de violencia y agresión durante los siguientes segundos, minutos, horas o días. 

Este también es el momento de mayor riesgo para el asaltante, una vez iniciado el ataque ya no hay vuelta atrás, y corre el riesgo de, además de perder el botín, podrían perder la libertad y hasta la vida, por lo tanto, su nivel de adrenalina siempre es alto, y muchas veces recurren a alcohol o drogas para estabilizar sus emociones, lo que los convierte en aun más peligrosos. 

El delincuente necesita que la victima llegue a lo que se conoce como un estado de sumisión, en donde a su percepción, ya no le representa un riesgo y el tiene el control absoluto de la situación. Entre más rápido lleguen a este punto mas pacífico será el desenlace de la situación. 

El Cuadrado del Delito

¿Cómo debo comportarme durante un asalto cuando ya tenemos una amenaza en combinación con un arma? 

  1. Manos arriba: esto es la señal internacional de rendición y le da a entender al delincuente que vamos a cooperar y que no tenemos nada en las manos que pudiéramos utilizar en su contra. 
  1. No hacer movimientos bruscos: cualquier movimiento que la victima haga de manera abrupta, así sea para quitarse el cinturón de seguridad o para sacar la cartera, provocará una reacción del delincuente, siempre hay que procurar hacer movimientos leves y siempre anunciados para tranquilizar al atacante.  
  1. No verlos a los ojos: además de que obviamente el delincuente no quiere ser reconocido, el ver a los ojos es una señal de reto, y como ya explicamos anteriormente, en este momento cualquier reto complicara la situación para la víctima.  
  1. No negociar: este no es un momento de negociar, este momento se trata únicamente de rendición y de demostrar que la víctima esta dispuesta a cooperar, cualquier cosa que se trate de negociar en este momento muy probablemente será fortuita e incluso será un punto de partida para cualquier negociación posterior. Después, cuando hayan tomado control de la situación vendrá el momento para negociar. 

Te puede interesar: Cómo eligen los delincuentes a sus víctimas

¿Qué debo de hacer si hay niños en el vehículo? 

Por regla general, los delincuentes que roban automóviles no son secuestradores, y lo que buscan es dinero fácil vendiendo el vehículo a algún contacto que lo usará, ya sea para autopartes, o para reventa en el mercado negro.

Para el delincuente que roba automóviles, no es buena idea robar un auto con niños adentro. Esto complicaría las cosas y subiría considerablemente el riesgo. 

¿Qué hay que hacer? Decírselos, simple y sencillamente, y la probabilidad es que pida que se bajen, o incluso que aborte y busque una víctima más fácil. 


Compartir en Redes