Industria Automotriz en tiempos de COVID-19

Industria automotriz y COVID-19

Industria Automotriz en tiempos de COVID-19

La industria automotriz ha sufrido cambios estructurales significativos gracias a que hay que lidiar con la pandemia del COVID-19.

Justo cuando parece que la industria automotriz no enfrenta suficientes desafíos, COVID-19 se convierte en Pandemia y alerta a todo el mundo.

Tan sólo marzo, en México, representó una caída de 25% con respecto del año anterior. No había una caída de este nivel desde septiembre de 2009.

El mismo año que provocó la quiebra de bancos estadounidenses y envió al Chapter 11 a dos empresas automotrices de Estados Unidos, General Motors y Chrysler.

Los eventos anteriores han tenido un impacto definido con una luz al final del túnel. El impacto total de COVID-19 es mucho menos seguro.

Abril podría ser un mes con caídas superiores al 50% en Estados Unidos y superior al 70% en México.

Es probable que las consecuencias de COVID-19 sean a corto y a largo plazo. Más allá de la amenaza obvia para la vida, la industria debe lidiar con nuevos desafíos de oferta y demanda. Si bien las interrupciones se hicieron evidentes por primera vez en el área de Wuhan en China, la cadena de suministro automotriz interconectada salió inmediatamente a la superficie.

Cuestiones posteriores en otras partes de China, Corea del Sur, Italia y otros países han hecho hincapié en el ecosistema global y sin duda lo harán.

Muchos señalan a 1929 como el año de la crisis más terrible en los Estados Unidos, pues sólo para ponerlo en perspectiva, 1929 fue un año récord en producción para la industria  automotriz de los Estados Unidos que registró 5.2 millones de vehículos; sin embargo, la crisis pegó profundo en 1930 y 1931. 

Este último año la producción calló hasta los 1.3 millones de autos y no regresó a los niveles de 1929 hasta pasada la Segunda Guerra Mundial, para ser precisos hasta 1949.

Las regiones automotrices mundiales en cuarentena / restricción han experimentado una disminución significativa de las ventas. Los indicios indican que las ventas de China se reducirán en aproximadamente un 80% en febrero en comparación con el año anterior, y China, por supuesto, todavía se estaba recuperando de una demanda más lenta desde fines de 2018.

También se espera que otras áreas bajo cuarentena o fuertes restricciones de movilidad sufran en términos humanos y comerciales.

Los consumidores que no tienen la necesidad ni la capacidad de viajar ciertamente carecen de la confianza del consumidor.

Si bien la mayoría de las ventas de vehículos son discrecionales, en comparación con la necesidad de alimentos, por ejemplo, los compradores de automóviles deben tener alineados los siguientes puntos:

  • La capacidad de compra
  • La confianza económica a más largo plazo
  • El deseo de comprometerse.

COVID-19 amenaza esa alineación, subrayando cuán frágil puede ser la industria, desde ambos extremos.

Te puede interesar: Al alza delitos digitales por COVID-19

De manera similar al efecto de los aranceles comerciales, los OEM y los proveedores deberán absorber el impacto del coronavirus en la productividad laboral, la utilización de la capacidad, el mantenimiento de la planta y el tiempo de actividad, la eficiencia logística y los costos de flete, por nombrar algunas métricas comerciales clave (mientras que las principales preocupaciones son para todos personal que puede estar expuesto).

Mantener en movimiento las líneas de ensamblaje y los sistemas de fabricación relacionados será un desafío por un tiempo no calculado. Este enfoque a corto plazo en la “lucha contra incendios” en estos temas desdibuja el enfoque en la planificación a largo plazo.

Para una industria en medio de cambios estructurales significativos, este aluvión continuo ya está estresando a las organizaciones y continuará haciéndolo.

Hay otras consecuencias directamente relacionadas con COVID-19:

  • Se han cancelado, retrasado o alterado gravemente varios espectáculos automovilísticos y los principales eventos de la industria, lo que ha provocado una gran precaución sobre las amenazas a la salud que pueden agravarse por los grandes eventos públicos.
  • Muchos lanzamientos de vehículos se han desplazado a revelaciones virtuales versus eventos en persona.
  • Los viajes de negocios se han reducido sustancialmente.
  • La capacidad de verificar herramientas en China o el soporte para lanzamientos de productos clave se vuelve tensa.

Los proveedores que deseen visitar a los clientes para introducir nuevas tecnologías y explorar oportunidades de negocios encontrarán que construir relaciones es más difícil “virtualmente” que en persona, como todavía se hace comúnmente en los mundos de adquisición, diseño e ingeniería.

La industria surgirá de la prueba COVID-19 en algún momento, pero las preguntas de crisis pasadas están nuevamente bajo discusión.

¿Los OEM y los proveedores aún están demasiado expuestos a componentes críticos de un solo origen? A medida que se adopten nuevas tecnologías, como la propulsión electrificada, el aumento de la automatización del vehículo y el aligeramiento, es probable que la industria se vuelva aún más vulnerable a las externalidades.

La redundancia, el doble abastecimiento y los sistemas de respaldo pueden ser un lujo que una industria competitiva no puede permitirse.

Fuente: Sociedad de Ingenieros Automotrices

Share this post