En EEUU las muertes por accidentes de tránsito de 2020 serán las más altas en 13 años

aumentan accidentes en Estados Unidos

En EEUU las muertes por accidentes de tránsito de 2020 serán las más altas en 13 años

Se calcula que hasta 2020 habrán muerto 42.060 personas en accidentes de tráfico en Estados Unidos, una cantidad que no se veía desde 2007, según datos preliminares del Consejo Nacional de Seguridad (NSC).

Se estima que en Estados Unidos 4,8 millones de usuarios de carreteras resultaron gravemente heridos en accidentes en 2020, y el coste estimado para la sociedad fue de 474.000 millones de dólares, añadió el NSC.

Lorraine M. Martin, Presidenta y Directora General del Consejo Nacional de Seguridad comenta que a pesar de retirar los vehículos de las calles debido a la pandemia no se obtuvo ningún beneficio en materia de seguridad.

“Estos datos ponen de manifiesto nuestra falta de una cultura de seguridad vial eficaz. Ya es hora de abordar la seguridad vial de forma holística y eficaz, y el NSC está preparado para ayudar a todas las partes interesadas, incluido el gobierno federal.”

Lorraine M. Martin, Presidenta y Directora General del Consejo Nacional de Seguridad

Las estimaciones de víctimas mortales en vehículos de motor están sujetas a ligeros aumentos y disminuciones a medida que los datos maduran. El Consejo Nacional de Seguridad utiliza los datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, una rama de los CDC, de modo que las muertes que se producen en los 100 días siguientes al accidente y en vías públicas y privadas -como aparcamientos y entradas de vehículos- se incluyen en las estimaciones, comentó el NSC.

Mountlake Terrace accident / FOTO: Kiro7

Según la orientación publicada por la Coalición Camino a Cero y el NSC en 2018, algunas de las medidas inmediatas para salvar vidas que pondrían a la nación en el camino hacia cero muertes incluyen:

  • Aplicación equitativa de las leyes, políticas, procedimientos y mejoras de infraestructura en materia de seguridad vial es muy necesaria.
  • Bloqueos de encendido obligatorios para los conductores ebrios condenados, reducción de los niveles estatales de alcoholemia a 0,05 y una mejor educación sobre la naturaleza de la deficiencia y cuándo comienza.
    Reducción -no aumento- de los límites de velocidad de acuerdo con el diseño de las carreteras, utilizando un enfoque de sistema seguro.
  • Instalación y uso de un sistema de control automatizado para apoyar las velocidades seguras y el cumplimiento de los semáforos.
  • Las leyes que prohíben todo tipo de uso de teléfonos móviles -incluso el de manos libres- deben extenderse a todos los conductores, no sólo a los adolescentes.
  • Las leyes sobre el cinturón de seguridad deben pasar de ser secundarias a primarias, y las leyes de sujeción deben extenderse a todos los pasajeros en todos los asientos, en todo tipo de vehículos.
  • Todos los nuevos conductores menores de 21 años, y no sólo los menores de 18 años, deberían adherirse a un sistema de tres niveles de permisos para conductores noveles.
  • Sistemas automatizados de asistencia al conductor (ADAS), que tienen el potencial de salvar vidas, deben ser estandarizados y acelerados en la flota.
  • Las comunidades y los municipios deben adoptar programas integrales de seguridad para peatones y ciclistas.

¿En México hubo una reducción de accidentes viales?

Por otro lado en México el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que en 2019 se registraron un total de 362,586 accidentes viales en México, una reducción del 0.73% comparado con los 365,281 accidentes registrados en 2018; esta reducción es el volumen más bajo registrado por el organismo en los últimos 19 años. 

Sin embargo, a pesar de esta reducción, las instituciones oficiales no han actualizado los datos en tiempos de pandemia, pues se estima que habrá que hacer diferencias entre las muertes causadas por accidentes viales y por heridos que perecieron debido a la falta de atención médica por saturación de enfermos de Covid.

Igualmente a pesar de que en México se han reducido los fallecimientos a causa de los accidentes de tránsito, no se cumplirá con el objetivo de disminuir al 50% la cantidad de muertes relacionadas para este 2020, tal y como se había proclamado en el acuerdo ministerial de 2010 que estableció la Asamblea General de Naciones Unidas como el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020.

En México choques de autobuses bajan, pero muertos aumentan

A nivel nacional, en 2019 hubo un total de 12 mil 56 colisiones que involucran a vehículos de todo tipo, en donde tres mil 44 personas fallecieron. En tanto, en camiones de pasajeros se registraron 321 choques, que dejaron 133 muertos, y ocasionaron daños en carreteras por cuatro millones 736 mil pesos.

Según el Anuario Estadístico, del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), los siniestros fueron ocasionados principalmente porque el conductor no guardó la distancia, por imprudencia, velocidad excesiva, daños en el camino o porque hubo invasión de carril. Las carreteras más fatales son las de Veracruz, Jalisco, Guanajuato, Puebla, Estado de México y Quintana Roo.

FOTO: Cuartoscuro

Seguros y malas condiciones de trabajo

Cresencio Cabrera, delegado en el Estado de México de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas A.C, señaló que todos los autobuses que circulan por carreteras del país deben de tener un seguro vigente y actualizado, de lo contrario, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no emite las placas.

“En caso de un accidente se le llama el seguro, llegan los gestores y, depende de la situación, llaman a una ambulancia o lo trasladan al hospital más cercano. El seguro cubre todos los gastos, sólo te piden que tengas tu licencia vigente. El seguro cubre daños a terceros y a viajero, así como gastos médicos y muerte por accidente; esto tanto para pasajeros como conductores”, precisó Cabrera.

Capacitación: la mejor solución

Uno de los efectos más notorios en la pandemia, es que las personas dejaron de hacer ciertas actividades que implican habilidades perecederas. Una de ellas es el manejo, pues previo a la pandemia una persona promedio pasaba una hora detrás del volante cada día (Fuente NSC), esto mayormente en trayectos entre casa – trabajo – escuelas, sin embargo, hoy en día al no tener estas actividades, el tiempo que pasa un conductor en el vehículo es menor. Esto podría sonar como una gran noticia, pues se reduce la contaminación, el tráfico, etc. Sin embargo, tiene como consecuencia que las habilidades de manejo se van deteriorando al grado de que deja de ser algo natural para nosotros operar un vehículo. 

A diferencia de andar en bicicleta, el conducir es una habilidad perecedera que implica habilidades cognitivas en conjunto con habilidades motrices finas. Estas habilidades requieren de práctica y repetición para mantenerse vigentes. La clave está en el entrenamiento.

Share this post